Limpieza. Rubén Abella

Lucía se anuda un trapo a la cabeza y emprende su cruzada diaria contra la suciedad y el desorden. Abre las ventanas para dejar que respire el aire. Pone la lavadora. Limpia los cristales. Sacude los colchones. Hace las camas. Ordena el cuarto de los niños. Desempolva los muebles, los libros, los marcos de los cuadros, la vajilla del aparador, las figuritas que llenan las estanterías. Desinfecta el inodoro, la bañera, los azulejos, el lavabo. Pasa la aspiradora. Friega los suelos del baño y la cocina. Mientras limpia el espejo de la entrada descubre su rostro marchito en el surco de la bayeta, y de pronto entiende que lleva años equivocándose. Que limpia donde no es. Que la suciedad y el desorden que con tanta obstinación persigue no se hallan en la casa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s