Sin techo. Pedro Alonso

Hoy me he descubierto, en varias ocasiones, echando de menos a mi vecino y su irritante taladro percutor. Aproximadamente cada media hora, cuando el tren estremece todo el puente sobre mi cabeza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s