Microrrelatos sobre política y elecciones. Varios autores.

EL PAÍS ha invitado a prestigiosos escritores a participar en un reto: escribir un brevísimo relato inspirado en la política y/o las elecciones

El viejo militante. Alicia Giménez Bartlett

Recordó cuando pegaban carteles. Recordó cuando repartían rosas, cuando en los mítines de barrio daban globitos a los niños con el anagrama del partido. Tiempos de intensidad y pasiones. Luego, resignado, fue contestando en Twitter todos los mensajes de aquellos malditos frikis.

Noches de reflexión. Kirmen Uribe

Tengo una amiga que le encanta salir los sábados de reflexión. Para ella votar es sagrado. Sin embargo, siempre acaba ligando y le cierran los colegios electorales sin votar. “Este año no me va a volver a pasar” me ha dicho hoy, “tengo novio fijo y por si acaso, ya he votado por correo”.

La intimidad. Justo Navarro

El candidato y futuro presidente se miró en el espejo. ¿Qué vio? Una cara cansada, muy cansada. “Más cansada que yo”, pensó. Entonces alguien entró sin llamar. Que vieran la cara que lo miraba desde el espejo le molestó, casi le dolió al candidato.

El voto es secreto. Elena Medel

El candidato se ajustó la corbata, posó ante los fotógrafos e introdujo en la urna -sonriendo- la papeleta con el nombre de su contrincante.

Voting Dead. Fernando Iwasaki

Los zombis ya vienen y sólo me queda una bala. Primero infectaron los buzones, luego contagiaron a los tertulianos, después intoxicaron la tele y finalmente la red. Basta con escucharlos para convertirse. No sé si dispararle al barbas o al de la calva. ¡Coño, los dos tienen barba!

Tiempo muerto. Use Lahoz

El ambiente era ensordecedor. Acababa la campaña y el Secretario General reunió al equipo.
-Ahora no vamos a flaquear, ¿cuál es nuestra esencia?
-Defensa y robo, de balón- dijo el barón trepa.
-¡Eso! que se note que hemos entrenado, ¿a por ellos?
Todos juntaron las manos:
-¡A por ellos!

En la cola. Santiago Roncagliolo

-Votaré en blanco porque los odio a todos -dijo él-. Son horribles.
La señora de la cola lo escuchaba en silencio. Él se fijó en su carnet: era la interventora del PP. Él se disculpó por salvaje. Pero ella sonrió:
-¡Si estoy encantada! Los que odian a los políticos son todos de izquierdas.

La urna. Luis Manuel Ruiz

En aquel colegio, la lista más votada fue la de Kleenex; la seguía Scottex, y luego Colhogar y Renova. Cuando un vocal opinó que se habían equivocado de urna al contar, el presidente lo negó: sin duda, aquello era una elocuente protesta sobre el valor auténtico de la democracia.

La minoría. Andrés Neuman

Ligera, en una esquina, frente a la ventana abierta, la papeleta tembló con el cambio de aire, rotó, pareció levitar, se dobló como una ola, como un caballo rampante, destacando sobre el resto de papeletas. La mano la esquivó y levantó la de siempre.

Enigma. Juan José Millás

En la mesa de al lado, mientras yo apuraba el gin tonic de media tarde, un hombre calvo preguntó a otro de barba blanca:
– Si se diera el caso de que Rubalcaba fuera un Rajoy de izquierdas y Rajoy un Rubalcaba de derechas, ¿quién ganaría las elecciones?

http://politica.elpais.com/especiales/2011/elecciones_20n/nanorrelatos/nanorrelatos.html

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s